Diferencias entre un mapa de bits y un archivo vectorizado

El desarrollo  de la tecnología digital ha permitido integrar la información de tal forma que puede interpretarse (y posteriormente verse) en imágenes, esto nos permite crear diseños únicos desde cero con resoluciones virtualmente infinitas que pueden adaptarse a las medidas que se deseen sin perder calidad.

Para ello los diseñadores se han valido de los conocidos mapas de bits y de los archivos vectorizados, pero, ¿hablar de estos archivos es hablar de lo mismo, o es que acaso se diferencian en algo? Para contestar esta pregunta hemos condensado de mejor manera las diferencias y congruencias que hay entre estos formatos, para que además puedas comprender cuál es el mejor uso para cada uno y así le puedas sacar el máximo provecho.

Los archivos de imágenes son dos

Hablar de una imagen en la informática es hablar de un archivo con integración grafica propiamente, estos son los ya nombrados mapas de bits y archivos vectorizados, en ambos se puede obtener una respuesta digital que puede interpretarse como una imagen, pero para ello utilizan dos principios esencialmente diferentes aunque ciertamente semejantes.

En el caso de los mapas de bits es posible obtener una imagen gracias al posicionamiento de pequeñas piezas de información agrupadas en minúsculos recuadros o pixeles, al agrupar una buena cantidad de ellos se puede obtener una imagen cuya resolución corresponderá como era de sospechar a la cantidad de pixeles que le constituyen, esto es cuantificable a través del “PPP” o “pixeles por pulgada”.

Por su parte, los archivos vectorizados crean una imagen no ya a partir de la desfragmentación y posterior agrupamiento en pixeles, ya que este tipo de archivo crea una imagen mediante cálculos matemáticos de vectores espaciales, interponiendo gracias a estos líneas o rellenos desde un punto a otro en un espacio de resolución deseado, por lo que la resolución de estos archivos no dependerá de la cantidad de PPP que contengan, sino de los parámetros de espacio prefigurados.

Estos archivos son fácilmente reconocibles

Identificar un mapa de bits o un archivo vectorial es una tarea sumamente sencilla, para ello te puedes valer de los formatos de visualización usuales y su extensión en el nombre de estos. En este sentido los formatos .PDF, .AI o .ESP, normalmente corresponderán a archivos vectoriales los cuales son creados directamente sobre software como el conocido Adobe Illustrator.

En cambio los mapas de bits tienden a usar formatos con extensiones tipo .JPG, .BPM, .TIFF o .PSD (ten en cuenta que existen muchos más formatos), estos archivos pueden ser creados por distintos softwares de edición de mapas de bits como el conocido Adobe Photoshop.

Por último, una forma práctica de diferenciar un mapa de bits de un archivo vectorizado es utilizando un zoom digital sobre el mismo, si se trata de un mapa de bits el DPI (puntos por pulgada) disminuirá considerablemente con lo que se perderá resolución, al aumentar el zoom se seguirá perdiendo resolución hasta obtener el conocido “pixelado”, en cambio a un archivo vectorizado nunca le pasará esto debido a su arquitectura ya explicada.

Colores RGB, CMYK y Pantone

¿Los colores son todos los mismos? Pues la respuesta te puede desconcertar un poco, ya que en la realidad física podemos decir libremente que solo hay una gama de colores, pero a pesar de decir esto en la práctica podemos encontrarnos que dos colores o, de por sí, algunas gamas de colores no son esencialmente iguales entre sí (ya sea porque sus tonos son distintos por razones que explicaremos más adelante).

Ahora bien, te preguntarás cómo afectan la diferencia de los colores en la vida cotidiana, para explicar este hecho podemos dar por ejemplo la impresión de algún diseño en una imprenta, en dicho lugar estarían trabajando con un sistema de colores que les convendría y en caso de que tu diseño no utilice esa misma gama de colores resultará imposible realizar una impresión de calidad.

Es por esto que conocer los sistemas de clasificación de colores más usados puede serte útil, más aún si te desenvuelves en el mundo del diseño. Así que a continuación te explicaremos todo lo que debes saber sobre los colores RGB, CMYK y Pantone.

¿Qué son los colores RGB, CMYK y Pantone?

Como explicamos anteriormente, los colores se pueden clasificar de distintas maneras, en el caso de los sistemas de colores RGB y CMYK se logran mediante la mezcla de una gama limitada de colores específicos los cuales encontramos como acrónimos, ya para RGB serían rojo, verde y azul. Al combinar estos colores se obtienen tonalidades que se caracterizan por su gran brillo.

Mientras que el CMYK o cian, magenta, amarillo (en inglés yellow) y negro (o key). Al mezclar los primeros tres de estos cuatro colores (aunque los expertos consideran al negro un tono y no un color propiamente) se obtiene un espectro bastante amplio, y aunque el color más fosco que se puede lograr es el marrón oscuro, al añadir el negro se expande mucho más la lista hacia estas tonalidades.

Por último, el sistema de colores Pantone (o PMS), la cual fue creada por la empresa del mismo nombre, agrupa una enorme lista de más de 1000 colores, cada uno de estos identificados por un código numérico lo cual es de mucha ayuda al momento de identificar los colores en los diseños institucionales como en el caso de logos empresariales. Y a diferencia de los otros dos sistemas de colores, el Pantone se crea mediante colores base incluidos los tonos blanco y negro.

Sencillos consejos al usar estos colores

Lo primero que debes saber si piensas diseñar con estos colores es que en esencia no son compatibles y deben adaptarse. Así los diseños por computadora, los cuales por defecto utilizan colores de tipo RGB, no podrán imprimirse con normalidad, pues la mayoría de las imprentas trabajan en base al sistema CMYK.

Para evitar este tipo de incompatibilidades bastará con que realices tus diseños en CMYK o en sistemas con identificación de colores como el Pantone. De igual manera existen colores cuya tonalidad puede variar mucho al imprimirse tal como los tonos de azul y morado.

¿Qué es la hidroimpresión?

La hidroimpresión, también conocida como impresión hidrográfica o WTP (del inglés Water Transfer Printing), es una técnica cuya aplicación permite decorar toda clase de materiales, sin importar la complejidad de su forma. La precisión y calidad de este proceso es altamente demandado en diversos sectores e industrias, ya que puede ser empleada para la decoración de toda clase de productos, bien sea desde objetos pequeños como zapatos y cascos de bicicletas, hasta tableros y llantas de automóviles.

El secreto de la hidroimpresión recae, principalmente en que el diseño o modelo de una lámina plástica, puede adherirse a otro objeto fácilmente; sin que sea relevante el componente del sustrato, ni la geometría o tamaño del objeto.

El procedimiento de la hidroimpresión

Para que el proceso se realice correctamente, requiere que la lámina esté fabricada con alcohol de polivinilo, un polímero soluble en agua que reacciona con la adición de un activador para convertir dicha lámina de plástico en tinta. Luego, el diseño de la lámina permanece flotando en la superficie del agua, para que posteriormente se proceda a sumergir la pieza que se desea decorar lentamente, y así, se adhiere el diseño.

Una vez terminado el proceso de inmersión, se procede a aclarar la pieza con agua para limpiarla y asimismo intensificar el proceso de adhesión. Finalmente se le debe aplicar una capa de laca protectora para preservar el diseño de la pieza.

Esta técnica abre la puerta a una amplia variedad de posibilidades, ya que el dibujo que se desea adherir a las otras piezas proviene de una lámina impresa, permitiendo una amplia variedad de diseños posibles, que pueden aplicarse sin importar su complejidad. La hidroimpresión permite unos acabados de alta calidad, que difícilmente podrían ser obtenidos en otros procesos de pintado o aerografía.

¿Qué necesitas para llevar a cabo una hidroimpresión?

Como ya mencionamos anteriormente, se requiere de una serie de equipos básicos para realizar proyectos de hidroimpresión, estos son: depósito de inmersión (para sumergir la pieza), película de impresión, activador, pintura base preparada, promotor de adherencia, laca protectora (acrílica), cabina especial para pintar, spray o pistola de aire comprimido con depósito para pintura (para aplicar color base, activador y laca), lijas de agua No. 1000 o 600, palo para mezclas, calentador de agua, termómetro, toallas limpiadoras, guantes de látex y una mascarilla facial.

Ahora bien, existen depósitos especializados para realizar el proceso de impresión por transferencia de agua. Estos son llamados “depósitos de inmersión”, y se dividen en dos tipos: los automáticos y los manuales. Los primeros realizan el proceso de producción prácticamente en su totalidad. Existen tintas especializadas para realizar procesos de impresión por transferencia de agua.

Éstas se denominan como “depósitos de inmersión”, aunque también son conocidas como “sistemas de procesamiento”. Este tipo de equipo se encarga prácticamente de todo el proceso de producción. El agua se calienta a la temperatura que usted indique, un brazo aplica el activador; posteriormente otros sumergen las piezas. Este tipo de equipo se suele usar en procesos de manufactura que requieren grandes tirajes, tales como fábricas automotrices o maquiladoras.

Te enseñamos a realizar una veloz aplicación con Avery Dennison MPI™ 1104 Cast Films

La historia habla por sí sola, y la historia de la marca Avery Dennison demuestra que siempre han tenido por objetivo optimizar la calidad de sus sistemas de adhesivos. No en vano esta firma se ha convertido en líder mundial en cuanto a materiales y soluciones de etiquetado y embalaje. Las aplicaciones y tecnologías de la compañía son una parte integral de los productos utilizados en los principales mercados e industrias, por lo que constantemente deben innovar y satisfacer la creciente demanda de gráficos y mensajes para su aplicación en vehículos y arquitectura. Es por ello que no hay que tomarse a la ligera la descripción de la nueva serie de Avery Dennison, llamada MPI™ 1104 Cast Films.

Propiedades del Avery Dennison MPI 1104 Cast Films

Estos son vinilos autoadhesivos fundidos, cuya fácil aplicación proporciona confortabilidad, y poseen un acabado ideal para las impresiones digitales. Ahora bien, las nuevas películas ofrecen una calidad de impresión y de imagen que en modelos anteriores no existían, destacándose entre sus nuevas características los resultados obtenidos de la zona en 3D, tales como las ondulaciones, superficies corrugadas y remaches. Esta serie está constituida por MPI 1104 y la MPI 1104 Easy Apply, los cuales proporcionan las siguientes características.

La excelente manejabilidad y adaptabilidad de las películas le facilitarán el trabajo a la hora de aplicarlas. Por si fuese poco, la tecnología Easy Apply garantiza increíbles resultados, debido a que permite que el aire atrapado dentro del adhesivo escape, impidiendo que en un futuro se formen burbujas y arrugas que en un futuro podrían ser perjudiciales, ya que para eliminarlas el proceso es bastante engorroso.

Tiempo de aplicación del Avery Dennison MPI 1104 Cast Films

Las películas MPI 1104 no solo proporcionan fantásticos resultados en impresión, sino que su aplicación es tan rápida que no requiere de otras técnicas o métodos para su colocación, como por ejemplo, la realización de incisiones o la aplicación de imprimación.

De acuerdo a las pruebas de laboratorio realizadas para determinar el tiempo de aplicación que requiere el MPI 1104, se determinó que estos son hasta 10% más cortos que los productos similares que se encuentran en el mercado, y pueden llegar a ser hasta un 15% más cortos si se utiliza el MPI 1104 Easy Apply. Por lo que la tecnología Easy Apply ofrece mayor rapidez y precisión a la hora de colocar las películas.

Ahora bien, otras características que también posee son su adhesivo de alto rendimiento para lugares difíciles de aplicar por su relieve, como los parachoques de los automóviles. Estas películas ofrecen colores más vibrantes y un nivel de brillo excepcional, ayudado por un adhesivo gris para una opacidad óptima.

En ese sentido, el grandioso acabado que produce la imagen se puede apreciar en todas las plataformas de impresión: desde tintas UV hasta solventes, eco solventes y látex. Además, posee una durabilidad de hasta 7 años, un sobrelaminado con brillo intenso para mejor calidad de imagen y está disponible con adhesivo apolar para aplicación óptica en superficies de baja energía.